No hubo tiempo para la tristeza | Museo de la Memoria y los Derechos Humanos